El campo andaluz en su estado más idílico. Un refugio perfecto en el borde del Parque Nacional de los Alcornocales, famoso por sus magníficos bosques de alcornoques y abundante vida silvestre.

Este bonito cortijo tiene 6 dormitorios, todos con baño (de los cuales 5 tienen acceso independiente), además de un despacho con vistas a la piscina. La mayor parte del espacio habitable está en una sola planta con un dormitorio en suite en la planta superior. Hay un total de 140m2 de terrazas cubiertas y descubiertas, además del jardín que tiene una fantástica colección de árboles frutales.

El camino de acceso ha sido asfaltado y tiene una cochera doble, además de mucha más zona de aparcamiento en el terreno.

Hay 3 hectáreas de pastos que son ideales para la siembra, el pastoreo o simplemente para disfrutar dejándolo salvaje. La tierra es de fácil acceso a pie, incluyendo el punto más alto que domina el parque nacional y el encantador pueblo de San Pablo de Buceite, que se encuentra entre los pueblos blancos de Jimena de la Frontera y Gaucín.

Aunque se ubica en su propio territorio, la casa está a quince minutos a pie de San Pablo de Buceite y a diez minutos en coche de Jimena de la Frontera, a su vez a 35 minutos de la costa mediterránea. En la zona abundan los campos de naranjos y aguacates, las vistas son espléndidas. A un corto paseo se encuentra el río Guadiaro, lo que lo convierte en una zona perfecta para pasear por el campo durante todo el año.